En México hay 2,2 millones de empleadas domésticas que viven con menos de 9 dólares al día, no tienen seguro médico y sufren abusos de sus patrones.