Sin tiempo ni talento para ocuparse de la limpieza de su departamento, Rodolfo Corcuera enfrentó, además, la dificultad de encontrar una trabajadora confiable y profesional.